jueves, 15 de junio de 2017

Perú: el internet como política sostenible

Internet

El uso intensivo del internet se encuentra en cada parte de nuestro día a día, tanto así que para muchas de las cosas que hacemos no tomamos en cuenta que estamos conectados a una red. Vivimos en una era en donde la comunicación a través de redes y base de datos es muy frecuente entre nosotros. La utilización de dispositivos móviles (celulares) ha creado toda una gama de experiencias y nuevas formas de dinamizar la economía en nuestra sociedad. Podemos hacer compras, así como enterarnos de noticias al mismo tiempo que enviamos un correo electrónico y/o coordinamos con el personal de nuestra empresa las actividades a desarrollar.

Sin embargo, esta facilidad en el uso de los dispositivos conectados a internet no es global, o al menos en nuestro país, aún se trata de una minoría que utiliza estos dispositivos de manera frecuente. Aunque la tendencia va hacia un uso intensivo en temas de comunicación y uso de datos, aún existen varios factores por desarrollar en nuestra sociedad, tales como asuntos de desarrollo de infraestructura y ampliación de mejores ofertas en telecomunicaciones, aún hacen de este medio uno de pocos usuarios; la educación, como uno de los sectores de mayor relevancia para una pronta actualización.

El internet en nuestro país es uno de los más caros a nivel mundial, sin contar que es uno de los de menor velocidad. Teniendo en cuenta esto último, es obvio que las políticas al respecto aún se encuentran en camino de desarrollo. Y es que temas de mayor importancia como la Educación o la expansión de servicios de Salud también se encuentran por hacer, todavía no se logran resultados que satisfagan a las clases más vulnerables en nuestro país.

Pese a ello, como nos menciona el artículo periodístico de fuente, frente a las carencias se presentan alternativas de gran valor: el uso “offline” de Datos. Sin dudas es una alternativa a la falta de una continua conexión a internet, y frente a ello, no solamente el sector privado, sino también entidades estatales deberían hacer uso de estas herramientas que bien podrían conducirnos ahorrar tiempo y a optimizar nuestros recursos.

Además de ello, el alcance que tiene, no sólo a distancias sino a durabilidad en el tiempo, le otorga un valor adicional a nuevas formas de hacer las cosas en la administración estatal. El hecho que dejemos ciertas labores a las computadoras y alejemos la intervención humana de algunos asuntos, podría traernos muchos beneficios. Países europeos ya están envueltos en una gran revolución tecnológica, acompañados por aspectos de capacitación y continua formación, logran un avance sostenible.

La tecnología, en tanto herramienta de trabajo y producción, es un elemento de la economía sostenible, y no debe ser apartada de los intereses que conforman las políticas públicas del Estado.


--
Diego Ganoza

Fuente: Aplicaciones desconectadas: herramientas de competitividad en el mercado

© Derecho -en los hechos-
Maira Gall