viernes, 8 de noviembre de 2013

Apuntes sobre Justicia

El Perú se caracteriza por ser un país multicultural, y por lo mismo constituye una fuente rica de culturas y “naciones” dentro de un mismo Estado. Esta diversidad se ve reflejada en distintos factores que se desarrollan dentro de nuestro entorno como sociedad peruana, como son la historia, la economía y la geografía como puntos muy resaltantes.

Las leyes, como un conjunto de normas que regulan nuestras conductas dentro de la sociedad, no escapan a esta realidad. Desde la Constitución política, hasta las normas de más bajo rango, tratan de regularizar los distintos lineamientos que rigen nuestros derechos y deberes.

Hoy en día, en el Perú, si bien es cierto que hay nuevos avances en nuestra legislación, y con la firma de tratados internacionales en materia de Derechos Humanos y Protección a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, se están dando mayores herramientas para la protección de la justicia y defensa democrática; siguen siendo insuficientes.

yuyanapaqEl Estado peruano se enfrenta a dos factores: uno cambiante y uno dinámico que está constituido por el avance del tiempo y las nuevas conductas sociales (debido al avance de la tecnología y desarrollo económico, por ejemplo); y otro estático, conformado por el Derecho objetivo, o el ordenamiento jurídico establecidos en nuestras leyes, y acuerdos comerciales. Mientras que tratamos de ordenar y regular el Derecho con nuestras aún ineficientes instituciones estatales, se le va de las manos una sociedad que avanza a un ritmo más acelerado.

El Estado no sólo debe aumentar las herramientas para desarrollar su capacidad reguladora, como es el Poder Judicial en la administración de Justicia, por ejemplo; sino que además el Estado debe supervisar que estos cambios sean eficientes, de tal modo que pueda ahorrar tiempo y dinero en abarcar una eficiente gestión pública en materia de Derechos.

Por lo que esta eficiencia en sus recursos, permitirá al Estado ser un ente más dinámico y a la vez estable al momento de garantizar, proteger y sancionar las vulneraciones de Derechos en sociedades más alejadas de nuestro país, así como aplicar una mejor forma la legislación en cada caso en concreto, atendiendo las costumbres y comportamientos de las sociedades dentro de su jurisdicción –Derecho consuetudinario-; como son las poblaciones indígenas, que se rigen bajo sus propias normas.
Sin embargo, a veces pienso que todas estas medidas a nuestros problemas de Justicia son una cuerda, de la que desesperadamente –y ante la indiferencia de algunos y muchos- tratamos de enderezar inútilmente un viejo árbol torcido.

¿Tú qué piensas de esto?








© Derecho -en los hechos-
Maira Gall